El Gobierno español dedica €230 millones de dinero público al achatarramiento de coches contaminantes

El Gobierno de España dijo hoy que su programa de achatarramiento de 230 millones de euros para coches podría usarse para comprar vehículos contaminantes con motores de combustión interna.[1] Este plan de ayuda pública del Gobierno permite que se beneficien del Programa “RENOVE 2020” los coches de gasolina y diesel incluso si éstos emiten por encima del objetivo climático 2020/21 de la UE de 95 gramos de CO2 por km. La federación europea de Transporte y Medio Ambiente (Transport and Environment, T&E) condenó el gasto de dinero público en vehículos contaminantes que envenenan el aire que respiran los ciudadanos y perjudican al planeta. Además, con este plan se correrá el riesgo de obligar a los fabricantes de automóviles a pagar fuertes multas por incumplir sus objetivos de CO2.

Isabell Büschel, directora de T&E en España, dijo: “El dinero público es un recurso escaso, así que no debería desperdiciarse en la compra de motores contaminantes y obsoletos que ya están en declive. El programa de achatarramiento debería incentivar sólo a los coches de cero emisiones, ya que sólo estos contribuirán a remediar la crisis de contaminación del aire en las ciudades españolas y a crear empleos duraderos en nuestra industria de automoción.”

Cuatro de cada cinco personas no quieren vehículos contaminantes en los centros de sus ciudades, según una encuesta reciente realizada a los habitantes de las ciudades de Madrid y Barcelona.

El plan de ayuda también permitirá la compra de automóviles que funcionan con gas licuado de petróleo (GLP) y gas natural a pesar de que el Tribunal Supremo de España sentenció que esta tecnología no ayuda a descarbonizar el transporte. La semana pasada, el alto tribunal dictaminó que es legal que los autos que funcionan con estos combustibles sean excluidos de los esquemas de ayuda pública porque son peores para el clima que los que usan gasolina o diesel y además ya reciben un apoyo estatal significativo.

Isabell Büschel concluyó: “El Gobierno ha dejado abierto el esquema de ayuda pública a los automóviles de GLP y de gas fósil días después de que el Tribunal Supremo sentenciara que estos vehículos no contribuyen a la descarbonización. En coherencia, el Gobierno debería excluirlos del Programa RENOVE 2020”.

Nota para los editores:

[1] El plan asigna 230 millones de euros a automóviles y 20 millones de euros a camiones y autobuses, según el Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de automoción (pp. 20-21).

Contact the press team

Eoin Bannon
Media Manager
+32 (0)487 717296 
eoin.bannon@transportenvironment.org

Sign up